Alemania marca el paso en la UE

el

La Europa del Sur se hunde en algo parecido a una depresión social: números de recesión, pero síntomas de algo más grave en el desempleo, en la creciente irritación de las gentes, en las nulas perspectivas de mejora que contrastan con el desesperado empeño de las autoridades por anunciar que lo peor ya ha pasado. En medio de la profunda división entre la caída en barrena del Sur y un Norte que carece de esa sensación de emergencia, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, presentó este jueves una propuesta de largo aliento basada en cuatro ambiciosos pilares: la unión bancaria, la unión fiscal, la unión económica y el refuerzo de la legitimidad democrática de Bruselas. El método europeo en estado puro: grandes palabras; pocas, escasísimas medidas para las situaciones más urgentes; y un hilo argumental en todos los temas espinosos, y los hay a montones, directamente inspirado en las tesis de Berlín.

Apenas se vislumbra algún atisbo de luz para las economías que atraviesan la fase más aguda de la crisis. Pero algo hay: Van Rompuy propone un fondo europeo de estabilización para ayudar a los países más golpeados, financiado con las contribuciones de los socios del euro o de algún impuesto genuinamente europeo, que podría llegar a asumir parte de la cobertura de paro cuando algún país esté con el agua al cuello. Eso sí, en todo caso a partir de 2014, más tarde de lo esperado.

El documento titulado Hacia una genuina Unión Económica y Monetaria desarrolla propuestas anteriores —de junio— y viene firmado por Van Rompuy, José Manuel Barroso (presidente de la Comisión), Jean-Claude Juncker (Eurogrupo) y Mario Draghi, del BCE. Pero en lo fundamental, pese a la que está cayendo, reverencia los deseos de la canciller Angela Merkel, con Bruselas prácticamente de perfil a la espera de las elecciones alemanas de otoño. “Si nada cambia, ese documento constata que se avecina casi un año de preocupante parálisis”, apuntan fuentes diplomáticas.

Van Rompuy cumple escrupulosamente con su mandato —soluciones a largo plazo para problemas estructurales—, pero su propuesta, como las anteriores de otras instituciones, olvida algo fundamental: no hay en las 15 páginas del informe una sola medida para que la sensación de urgencia en el Sur llegue a sentirse también en el Norte. Lo más parecido a una concesión a las políticas de estímulo, el fondo anticrisis, se deja para “después de 2014”, en una tercera fase de la hoja de ruta que el Consejo diseña para la Unión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s