Más chistes

Un caso perdido

Una enfermera está empujando una camilla. El paciente esta pálido, con cara de pánico total, y le pregunta llorando a la enfermera:
– Por favor, ¿me podría llevar a urgencias?
– Ya le he dicho antes que no. Si el doctor dice que a la morgue, es a la morgue.

¿Hay alguien alrededor?

Una pareja de novios argentinos van al cine. Mientras estaban viendo la película, la muchacha comienza a tocar la mano al novio, entonces el novio pregunta:
– Mi amor, mira para la derecha…, ¿hay alguien?..
– No mi amor, no hay nadie….
– Mira para la izquierda, ¿hay alguien?
Ya emocionada la muchacha le dice:
– No mi amor no hay nadie!
– Y atrás ¿hay alguien detrás nuestro?…
– No amorcito! no hay nadie…..
– Adelante ¿hay alguien?…
– No cariño no hay nadie…
– ¡Entonces fuiste vos la que se tiró ese terrible pedo, la concha tuya!

¿Sueño o realidad?

Mientras desayunan, le dice la mujer al marido en tono de reclamo:
– ¿Sabes qué?, anoche, cuando dormías, me estabas insultando.
– ¿Y quién te dijo que dormía?

Familia de los novios

Una fiesta estaba llena de invitados y se empezaron a acabar las bebidas y todavía era muy temprano, entonces un tío de los novios se levanta y dice en medio de el
salón:
-De este lado todos los amigos y las amigas del novio, y de este otro lado los amigos y las amigas de la novia y todo se hace como el tío dice:
Y entonces grita:
-Fuera de aquí gorrones que esto es un bautizo.

El loro muerto

Este era una vez que un señor llega borracho a su casa a las 4 de la mañana, y como no tenía llave se dirigió al patio de su casa, al entrar en el patio, ve que el perro de su casa tiene un lorito muerto en la boca, y el tipo dice:
-¡Dios mío!, si es el lorito de la vecina.
Al señor le dio pena y puso al lorito en la jaula de la vecina y se acuesta a dormir. Al otro día se despierta y ve que su esposa está llorando y le pregunta:
-¿Amor, por qué estas llorando?
Y le dice su esposa:
-Es que se murió la vecina del lado.
Y dice el esposo:-Cómo ha podido ser, si ayer la vi bien y en perfectas condiciones.
Y le dice la esposa:
-Es que le dio un infarto esta mañana. Porque ayer había enterrado al lorito que se le murió y se le apareció en la jaula esta mañana.

Dos locos en un coche

En un manicomio se encontraban dos locos, se escaparon en un coche, uno le dice al otro:
-Mira, que rápido van los árboles.
Y el otro le contesta:
-¡A la vuelta volvemos en árbol!

El mono en el Bar

Entra a un café un hombre llevando a un mono con una correa.
Se sienta, pide una bebida para él y un zumo de plátano para el mono.
El animal se toma el zumo, tira el vaso al suelo y comienza a correr por todo el bar, lanzando gritos y haciendo destrozos.Finalmente, llega a la mesa de billar, se para, ve la bola blanca que esta sobre el paño
de la mesa; la agarra y se la come.
El dueño del bar, enfurecido, le recrimina al hombre:
– Óigame, usted, ¡Ese mono suyo es un salvaje, primero me destroza el bar y después se come mi bola de billar! Los voy a echar a patadas a usted y a ese bicho de mierda.
El hombre, avergonzado, le dice al dueño:
– No se preocupe amigo, yo le pago por todos los daños.
Dicho esto, saca un fajo de billetes y se va.
Al cabo de una semana vuelven el hombre y su mono al mismo bar. El hombre pide un trago para él y un zumo de plátanos para el mono. El mono esta vez se comporta decentemente; se toma su trago y se pone a caminar mesa por mesa, pero sin romper nada. En esto que ve sobre una mesa un helado con una cereza encima. Agarra la cereza, la mira bien, y procede a metérsela en el culo con toda delicadeza. Se la saca, la vuelve a mirar, y se la come.
El dueño del bar, indignado, otra vez le recrimina al hombre:
– Oiga! Ese bicho asqueroso suyo es un inmundo!. ¿Vio lo que hizo? Delante de todos mis clientes, se mete una cereza en el culo y después se la come.
A lo que el hombre le contesta:
– Si, mire, tiene que comprenderlo, con lo que le costó cagar la bola de billar, ahora antes de comer cualquier cosa primero la mide.

Ha llegado mi marido

Estaba una pareja durmiendo, de pronto la mujer escuchó un ruido en la entrada, se levanta asustada diciéndole a su pareja:
-Levántate que ha llegado mi marido.
El hombre se levanta apresurado, cuando se logra poner el pantalón se tira por la ventana tratando de escapar, a los cinco minutos regresa al cuarto donde estaba la
mujer y le dice:
-¡Tonta, si tu marido soy yo!

Me sonríe

Una pareja está en un restaurante, él le dice a ella:
– Mira, la chica del vestido rojo me está sonriendo.
– ¡Bah!. La primera vez que te vi, yo también me partí de risa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s