Murió Giustino di Celmo sin que hubiera justicia para su hijo

El dolor de un padre ante la muerte de su hijo. Foto: David Vázquez Abella/Cubadebate

En el día de ayer 1ro. de septiembre, en horas de la noche, falleció en la capital, a la edad de 94 años, Giustino Di Celmo, amigo entrañable de la Revolución Cubana y de nuestro pueblo, confirmó el diario Granma.

Giustino nació en Salerno, Italia, el 24 de diciembre de 1920. Comerciante de profesión, llegó a nuestro país por primera vez en 1992, junto a su hijo Fabio Di Celmo.

En los años más difíciles del periodo especial, desafió el bloqueo y las amenazas que se cernían contra Cuba, brindando ayuda en la obtención de mercancías deficitarias para el pueblo cubano.

El 4 de septiembre de 1997, Fabio fue víctima de un acto terrorista en el vestíbulo-bar del hotel Copacabana en la capital que segó su vida y devino símbolo para los jóvenes cubanos y del mundo.

Bajo la pena y el dolor por el asesinato de su hijo, Giustino Di Celmo ─veterano de la Segunda Guerra Mundial, luchador antifascista y hombre de paz─, decidió vivir definitivamente en Cuba y dedicó los últimos años de su vida a la denuncia de los actos terroristas contra nuestro país desde las más diversas tribunas; no cesó de abogar por la solidaridad internacional con Cuba y el levantamiento del bloqueo genocida impuesto por el gobierno de Estados Unidos. Fue un abanderado en la batalla por la liberación del niño Elián González durante el secuestro por la mafia de Miami, y el regreso definitivo a la Patria de los Cinco Héroes cubanos que cumplieron cruel e injusta prisión en cárceles norteamericanas.

Plenamente identificado con los principios y la obra de la Revolución, luego de la pérdida de su hijo, por voluntad expresa, solicitó su ingreso en las filas del Partido Comunista de Cuba, condición excepcional que le fue concedida el 30 de septiembre de 1997.

Con su ejemplo, Giustino cautivó el cariño y la admiración del pueblo. Su nombre quedará inscripto como ejemplo de solidaridad con nuestra Patria.

En atención a la voluntad de sus hijos, su cadáver será cremado y, con posterioridad, repatriado a su país de origen.

Entrevista en Cubadebate

“Solo te puedo decir que nunca imaginé que en mi larga vida, iba a ver un país con una historia grande, un pueblo al que han llegado tantos emigrantes como el de EEUU, al que sin embargo no llegaría el sentido de la justicia. En un país donde no existe justicia no se puede vivir”, aseguró en el 2011 a Cubadebate Giustino di Celmo, padre de Fabio di Celmo, quien acaba de morir en La Habana a los 94 años.

Su hijo Fabio fue víctima de la campaña de bombas en los hoteles de La Habana, en 1997, organizada por el terrorista Luis Posada Carriles, quien confesó su responsabilidad en este crimen a una televisora de Miami y aseguró que el joven turista “estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado”.

Giustino falleció este martes en La Habana, sin que se hubiera hecho justicia a Fabio, su mayor esperanza desde que ocurrió la tragedia.

Después de un juicio que duró más de tres meses en El Paso, Texas, un jurado  absolvió a Posada Carriles de 11 cargos por mentir a las autoridades de Inmigración. A pesar de todas las evidencias en su contra, los tribunales liberaron al terrorista, que ha vivido una plácida vejez en Miami.

“Escuché  a Posada Carriles -después que fue absuelto por el jurado-, y eran las declaraciones de un asesino, de un hombre que mata, que es capaz de matar a cualquiera. El dijo que seguiría combatiendo el comunismo. ¿Donde está la ética, la humanidad?”, se preguntó Giustino, en una entrevista concedida al periodista Oliver Zamora.

El anciano, radicado en Cuba desde la muerte de su hijo, añadió:

“La única cosa que puedo decir a los familiares de las víctimas de Posada Carriles que sufren como sufro yo, es que tengan siempre abierta una esperanza de que habrá justicia. No sólo por nuestros ser queridos, sino por el mundo entero. Nadie merece semejante barbarie, que por una lucha política se maten inocentes, se pongan bombas en el hotel, en un avión y se encarcelen a Cinco muchachos cubanos que intentaron impedir los actos de sabotaje que se organizaban desde Estados Unidos. ¿Qué imagen dará el gobierno norteamericano si permite semejante injusticia?”

Foto: David Vázquez Abella/Cubadebate

Giustino Di Celmo expresa su frustración por las fallas de justicia en Estados Unidos. Foto: David Vázquez Abella/Cubadebate

Foto: David Vázquez Abella/Cubadebate

Foto: David Vázquez Abella/Cubadebate

FABIO DI CELMO

pb_fabio-280Fabio Di Celmo. Joven turista italiano vÍctima de un acto terrorista contra Cuba, al explotar una bomba que ordenó poner Luis Posada Carriles en el Hotel Copacabana en La Habana.

Nació el 1 de junio de 1965, en Génova, Italia. Sus padres, Giustino Di Celmo y Ora Bassi.

El padre, hombre apasionado por el arte y la historia de su tierra natal, había bautizado a su primera hija con el nombre de Tiziana, en homenaje al eminente pintor italiano Tiziano Vecellio, representante máximo del Renacimiento veneciano. Al segundo, lo llamó Livio, como el héroe de la antigua Roma y, siguiendo la tradición que ya había iniciado, a su tercer hijo lo bautizó con el nombre de Fabio, como el célebre comandante romano, inteligente, corajudo y humano, para perpetuarlo en el niño que recién nacía.

Fabio creció en la misma casa donde había nacido. Los vecinos de Génova Pegli, municipio situado en la famosa Ribera de las Flores, en la Costa Azul, vieron correr por sus parques y calles a este muchacho juguetón y generoso del que todos guardan gratos recuerdos.

A los siete años comenzó la práctica del fútbol y jugó por primera vez en el equipo Asociación Calcio, de la ciudad de Génova, de la Liga Nacional, al que perteneció desde los siete hasta los 11 años. Integró el Libertas y otros equipos de su ciudad, hasta que pasó a formar parte del Sciarborasca, de la genovesa municipalidad de Cogoleto, con el número 10 en su camiseta.

Llegada a Cuba

En 1992, junto a su padre, llegó a Cuba. Los Di Celmo se sumaron así a la larga lista de empresarios procedentes de diferentes países que cometieron el grave «delito» de romper el bloqueo de Estados Unidos. El único partido de fútbol que jugó en Cuba fue en el Cotorro, el 17 de diciembre de 1996 y su mayor sueño fue traer a los integrantes del Sciarborasca, su equipo, a jugar a Cuba.

Su muerte

El jueves 4 de septiembre de 1997 estalló la bomba que mató a Fabio en el vestíbulo-bar del Hotel Copacabana, una esquirla de metal del cenicero donde se puso la bomba, se le incrustó en la parte izquierda del cuello y le cercenó una vértebra cervical y la arteria carótida. Fue colocada por el mercenario salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León, quien en el juicio de marzo de 1999 confesó que Francisco Chávez Abarca, alias «El Panzón» lo contrató cuando trabajaba en una agencia de alquiler de autos en San Salvador.

Fotografía del cadáver de Fabio di Celmo presentada en el juicio contra Posada Carriles, en El Paso.

“El Panzón” fue la mano derecha en aquella campaña tenebrosa de Luis Posada Carriles, el terrorista más conocido del continente, convertido en héroe en Miami. «Ese italiano estaba en un lugar y en un momento equivocado, pero yo duermo como un bebé», declaró el asesino que hoy anda libre por las calles de Estados Unidos, protegido por el gobierno de ese país. (Fuente: Ecured)

Anuncios

Un comentario el “Murió Giustino di Celmo sin que hubiera justicia para su hijo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s