Bondades de la Revolución

102.06.16

Al leer la carta de agradecimiento redactada por la madre de Jorgito, un joven cubano que sufre de parálisis cerebral y recientemente se graduó como periodista, sin dudas que muchas emociones sobrevienen.

Pero Jorgito solo ha sido uno más de los miles de niños que han gozado de las bondades de esta Revolución. Por más de 55 años, esta pequeña Isla, víctima de un feroz bloqueo y de otras agresiones que han truncado la vida de muchos cubanos, ha sabido otorgarle a la niñez un lugar cimero.

En cada hospital cubano, los niños reciben tratamientos gratis para las más complejas dolencias, no se escatima en costos porque la sonrisa de cada pequeño es la recompensa más grande que cualquiera puede recibir.

Con solo nacer en Cuba, se tiene asegurado no solo esa atención médica tan necesaria y costosa en otras partes del mundo, sino el acceso a la educación, al deporte, al divertimento, en fin, el derecho a vivir y ser feliz.

Jorgito tuvo la suerte de nacer en esta tierra. No en vano siente tanto amor por Cuba, por sus héroes y mártires, no en vano Fidel es su Dios, su Biblia, su todo. Es que ha podido contemplar en su propio ejemplo, la grandeza de la Revolución. Nadie puede decirle que el bloqueo no existe, que es solo un pretexto nuestro, porque conoce cuantos días esperó por un medicamento para mejorar su condición.

Si hoy Jorgito es periodista, no es gracias a un milagro divino. Todo se debe a la obra de una Revolución que se hizo para los humildes y que continuará ofreciendo a muchos niños y a sus padres la oportunidad de sonreír otra vez.

 

Artículo Internet

Jorge Enrique Jerez Belisario concluyó este mes su Licenciatura en Periodismo en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte, con calificación de cinco puntos y Título de Oro. Desde los nueve años – ya tiene 23 – Jorgito se consagró a la lucha por la liberación de Los Cinco Héroes cubanos excarcelados en diciembre de 2014, con quienes estrechó vínculos de amistad y familiaridad al punto de que en el ejercicio de defensa de su tesis asistieron Gerardo Hernández Nordelo y su esposa Adriana Pérez O’Connor, en representación de los antiterroristas y sus familiares.

Su madre, Martha Julia Belisario Hernández, envió esta carta al  Diario Adelante, de Camagüey, donde explica por qué tiene muchas más razones, que una madre común que gradúa a su hijo en la universidad, para sentirse feliz y hacerle un regalo a Fidel. La compartimos con nuestros lectores:

Camagüey 9 de mayo de 2016 “Año 58 de la Revolución”

Querido Fidel:

En Cuba, cuando un ser querido se acerca a su cumpleaños, siempre buscamos hacerle el mejor regalo, por eso me siento a escribirle estas letras en nombre de mi familia, para anunciarle cual será nuestro homenaje por su 90 aniversario.

Cuando en el horario de la mañana del 18 de mayo escuche a mi Jorgito discutir su trabajo de Diploma, en opción al título de Licenciado en Periodismo, seguramente pensaré en cuantas personas han hecho posible semejante proeza. Pensaré en los médicos que desde el mismo día de su nacimiento lucharon sin reservas por su vida. En el fisiatra que me recibió en su consulta con mi bebé de solo 27 días y me dijo que tenía una parálisis cerebral infantil, es decir, una lesión estática en el sistema nervioso central. No podía decirme si caminaría en un año, en cinco, o si nunca lo haría, si podía aprender un oficio o nunca asistiría a una escuela.

No le niego que los grandes sueños de dos jóvenes de origen humilde, recién formados por la Revolución como licenciados en Derecho y en Marxismo e Historia, se convirtieron en una pesadilla al saber que teníamos un niño que no era igual a los demás, pero no por mucho tiempo. Este profesional también formado por la Revolución nos explicó que a nuestra disposición también estaba el sistema de salud que contaba con un servicio de rehabilitación, único tratamiento que necesitaba mi hijo en ese momento.

Así llegamos al Hospital Julito Díaz de la capital que nos acogió por cuatro años, tiempo en que mi pequeño daba sus primeros pasos y echaba a andar por la vida.

Al volver a nuestra provincia y ante la preocupación de cómo podía aprender a leer y escribir llegamos al salón de 5to. año de vida de la escuela Enrique José Varona para alumnos con trastornos de lenguaje, con nuestro diamante en bruto, el que recibió educación e instrucción, soñada, pensada y hecha realidad solo por una obra de infinito amor de la que usted es su protagonista principal. Por ello, entre tantos recuerdos que vendrán a mi mente al escucharlo exponer su tesis, habrá una idea constante: GRACIAS FIDEL.

Porque cuando hizo falta una computadora para poder escribir por las secuelas que dejaba su padecimiento en el control muscular, la tuvo allí.

Cuando necesitó en más de una ocasión un maestro solo para él que lo atendiera en las escuelas y le permitiera asistir a ellas igual a los demás, los tuvo allí.

Cuando después de las operaciones necesitó un medicamento que costaba 470 dólares el bulbo para mejorar su mano derecha y saludar su bandera como los demás pioneros de su escuela, se buscaba en Europa porque el brutal bloqueo impedía adquirirlo más cerca y con mejores precios y siempre estuvo su medicina allí, sin costarnos un centavo.

Muchos podrán preguntarse ¿por qué tiene tanta voluntad? ¿Por qué su pasión por la Revolución?

Recuerdo una vez que caminábamos de la escuela hasta la casa y una persona al verlo con sus limitaciones le dijo que tomara el camino de Dios que eso lo ayudaría, él muy pequeño todavía, le respondió, gracias señora, pero yo tengo un dios que es Fidel Castro y una biblia que veo todos los días, La Revolución Cubana. Y es que él, mi Comandante, ha crecido viendo su ejemplo.

Por eso con sólo 13 años en aquel 4to. Congreso Pioneril, donde dada las gracias, por lo que había logrado, le prometió a usted, a Raúl y al Partido formarse como un joven útil e incondicional a su Patria, promesa que ese día hará realidad desde la Universidad de Camagüey que lo acogió y formó.

Del mismo modo que hizo suya la lucha por el regreso de Los Cinco desde sus escasos 9 años hasta su liberación, porque de usted aprendió la entrega sin descanso por las causas justas.

Cuando no pudo patear una pelota de fútbol, o dar un batazo para impulsar una carrera que pusiera delante a su facultad en los Juegos Taínos, se sentó en la mesa de Ajedrez y ganó su medalla, porque de usted aprendió a sortear las dificultades.

Así subió las elevaciones más altas de su provincia, La Comandancia de la Plata y el Pico Mella, representó a sus compañeros en el XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Ecuador, defendió el derecho de Cuba a su autodeterminación en la Cumbre de Las Américas en Panamá, llevó a Europa, específicamente a 13 ciudades alemanas lo que hace este país por cada uno de los cubanos, en un documental sobre su vida.

Más recientemente cuando un pequeño grupo de cubanos esperaba visa para viajar a Estados Unidos a la II Jornada Contra el Bloqueo, se le otorgó en tiempo solo a él, y de ante manos le ofrezco disculpas por lo que le voy a contar; frente a la disyuntiva de viajar solo por primera vez y no en composición de delegación donde recibiría el apoyo de sus compañeros, le pedí que no viajara, que eran señales tanta demora y contratiempos, y sabe qué me respondió: en todo esto hay una clara señal mami, me toca a mí solo ir a defender a Cuba, y así lo hizo. Claro que no podía esperar otra respuesta de quien le ha prometido ser incondicional a su Patria.

Hace unos días usted le hablaba a los delegados al Congreso del Partido que sería de las últimas veces que hablaría en aquella sala, pero no, mi Comandante, ya usted es inmortal, estará en cada joven, hombre o mujer que hable desde allí, en cada niño o niña que sienta las manos generosas de la Revolución, en cada ser humano que sea salvado por los médicos cubanos en nuestra Patria o en cualquier parte del mundo, en cada hombre o mujer de América latina u otra latitud que aprenda a leer o escribir, en cada letra que escriba Jorgito desde su profesión para defender a Cuba.

Porque Fidel es Jorgito, que es la dignidad de la Revolución en pie, es la prueba palpable y real de que la utopía a la que usted entregó cuanta riqueza material y espiritual tenía, hoy es una inmensa obra de amor que no deja abandonado a ninguno de sus hijos.

Gracias Fidel, en nombre de toda mi familia le regalamos en su 90 cumpleaños, la formación integral que recibió Jorgito en la primera Universidad creada por la Revolución, la Ignacio Agramonte Loynaz, representado por el título en Periodismo.

Martha Julia Belisario Hernández

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s